Bienvenido al blog de vino de Mark O’Neill

  • en
  • es
 

Más conceptos erróneos comunes sobre el vino

Le contamos más conceptos erróneos comunes sobre el vino. Esta vez vamos del numero 6 al 10

6. El vino tinto tiene menos calorías que el blanco

No necesariamente.  Las calorías del vino provienen de su contenido de alcohol y del azúcar residual.  Así, un vino blanco joven afrutado con un 12% de alcohol y 6 g/l de azúcar (la adición de azúcar residual producido a partir de concentrado de mosto es muy habitual) tendrá más calorías que, por ejemplo, un vino tinto de crianza con un 12% de alcohol que sea seco (o sea, que contenga menos de 2 g/l de azúcar residual).

Existe mucha confusión respecto al contenido de azúcar que podemos encontrar en el vino.  Básicamente lo que ocurre es que, durante la fermentación, el azúcar de las uvas se convierte en alcohol. Normalmente el vino para el consumo diario o para envejecer se fermenta hasta que la mayor parte del azúcar se convierte en alcohol, dejando menos de 2 g/l de azúcar “residual”.  Sin embargo, especialmente en vinos del nuevo mundo, es frecuente añadir azúcar obtenido del concentrado de mosto de la uva. Por ello se tiene el concepto erróneo número 4 acerca de los sabores dulces y afrutados.

7. Vino blanco con pollo o pescado, vino tinto con carne roja

¿Es de los que están convencidos que “solo se debe tomar vino tinto con carne roja”? Pues no siempre es así.  Si prefiere beber tinto en lugar de blanco, no existe realmente una regla general que le impida beberlo con el pescado.  Evidentemente, mezclar un vino tinto con mucho cuerpo, como Le Riche Richesse de nuestra selección actual, con platija no resultará una buena combinación porque el sabor del vino dominará completamente al del pescado. Sin embargo, existen otros tintos más ligeros, como un Pinot Noir ligero, que será un buen acompañamiento para los platos de pescado.  El maridaje del vino con la comida se basa principalmente en una preferencia personal y se tiene en consideración la intensidad de los sabores.  Volveremos a tratar más detalladamente este tema sobre la mejor manera de combinar vino y comida en blogs futuros.

8. Descorchar el vino para dejarlo respirar

De nuevo encontramos tan solo una verdad a medias en esta afirmación. Para obtener el mejor sabor y aroma de un vino envejecido o con mucho cuerpo, después de abrirlo es necesario dejarlo un tiempo para que “respire”. La manera correcta de airear un vino consiste en decantarlo.  Al verter el vino estamos permitiendo que se mezcle con el aire y así aceleramos el proceso.  El tiempo que lo deje reposar dependerá del vino.  Un vino de cuerpo medio, como el Monte Schiavo Rosso Picceno, se abre rápidamente; sin embargo, el Les Haute du Fief de Cave de Tain necesitará más tiempo.  Puede decantar media botella y a continuación probarlo y compararlo con el vino recién servido para ver si puede notar la diferencia.

9.  Los vinos orgánicos no contienen productos químicos

Aunque durante el cultivo de las uvas no se utilizan productos químicos, durante la fermentación se producen sulfitos de manera natural, pero además, en el momento de embotellarlo está legalmente admitido añadir más sulfitos para estabilizar el vino y evitar que se oxide.  Algunos consumidores son intolerantes al azufre y piensan que los vinos orgánicos son la solución.  Preste atención a la información impresa en la etiqueta posterior para estar seguro de los ingredientes.

10. Los vinos rosados son de calidad inferior 

En términos generales, no es cierto.  El color del vino tinto proviene de las pieles. Si el zumo de las uvas no entra en contacto con la piel, es bastante transparente. Los vinos rosados se obtienen a partir del zumo de uvas rojas que ha tenido muy poco contacto con la piel de las mismas. Por ello un vino rosado de buena calidad puede ser tan bueno o incluso mejor que un vino tinto o uno blanco joven.  El vino rosado es un acompañamiento excelente para una mayor variedad de platos, tanto de pescado como de carnes blancas.

Antes he dicho en términos generales porque, por desgracia, en la parte inferior de la escala de calidad podemos encontrar vinos rosados producidos a partir de la mezcla de vinos tintos y blancos que no se han podido vender.  Los resultados no son buenos, pero son fáciles de identificar.  Si quiere consejos acerca de cómo encontrar los mejores rosados o sobre cualquier otro tema, déjenos un comentario en la sección siguiente.

Escrito por

Soy un Nor-Irlandés afincado en Valencia. Mi carrera en el mundo del vino comenzó hace ahora más de tres décadas, en Londres, dónde me diplomé en la prestigiosa escuela WSET. Soy el fundador de TheWinePlace.es, un lugar donde los aficionados pueden disfrutar de una selección de vinos internacionales y Verde Marte, una empresa dedicada a exportar vinos españoles. También, cursos.thewineplace.es, un ‘approved programme provider’ de los cursos de la escuela WSET. Desde mi columna semanal en el diario El Mundo y 5 Barricas, una revista de vinos online, trato de satisfacer la curiosidad de los aficionados desde una postura cercana y sencilla.

Sin comentarios

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies