Bienvenido al blog de vino de Mark O’Neill

  • es
  • en
 

Baco y Ariadna, el Vino y el Arte

Hace unos días un amigo me comentaba que aunque sabe que existen diferencias de sabor entre un Cabernet Sauvignon, un Tempranillo Garnacha, un Pinot Noir, etc., a la hora de elegir un vino no consigue recordarlas. No es el único claro, casi nadie recuerda cuál fue su última copa de vino y mucho menos a qué sabía.

Esta semana me acordé de esa conversación mientras andaba por la National Gallery de Londres. Pensé que quizás el vino y el arte están conectados porque encontrar y recordar un vino es similar a elegir un cuadro. Cada persona reacciona a un cuadro de forma muy personal, igual que al vino.

Cuando miramos un Monet o un Sorolla no pensamos: “¿es un buen cuadro?”, más bien nos detenemos porque algo en el cuadro nos ha impresionado y queremos ver más. Podría ser por el uso que ha hecho el pintor del color, la complejidad de las texturas, la escena que se representa; por lo que quiera que sea, el cuadro capta nuestra imaginación y nos atrae, es decir, no hay que ser un crítico de arte para encontrar el arte que nos gusta.

Lo mismo ocurre con el vino. Pruebe diferentes vinos sin prejuzgarlos, como si estuviera mirando cuadros. Si algún vino en particular le llama la atención por su claro sabor o abanico de sabores a frutas, su elegancia, su cuerpo, o la complejidad que adquiere un vino tras pasar tiempo en barricas de roble, le recomiendo que se anote el nombre. De esta forma, recordará los vinos que le gustan por sus estilos, como si de escuelas de arte se tratara.

Puede que le ocurra de forma regular o casi nunca, pero la clave es explorar en vez de juzgar para encontrar lo que mejor se adapte a usted.

El óleo de Baco y Ariadna de Tiziano es un cuadro que he visto muchas veces, en la que Baco, el Dios del vino (otra conexión entre el vino y el arte) queda cautivado por la belleza de Ariadna, quien observa nostálgica el horizonte en busca de su amor perdido, y salta de su carro para ofrecerle el cielo si se casa con él. A lo largo de los años, cada vez que miro este cuadro siempre me impresiona, aprendo algo nuevo o me acuerdo de algo que había olvidado.

Hay veces que me gusta mirar a los viejos maestros, otras que prefiero el arte moderno abstracto, depende del momento. Mi enfoque hacia el vino es similar. Me gusta elegir vinos que ya haya probado pero que hace tiempo que no compro. Es un verdadero placer recordar todas las cosas que me gustaron de él la primera vez: los aromas, la elegancia, la complejidad de los sabores y su acabado.

Así que, como le dije a mi amigo, cuando elija un vino no tiene por qué recordar las diferencias entre las variedades de uva o las regiones, en vez de eso, intente recordar el impacto que le causó un vino parecido o siga probando nuevos vinos hasta que encuentre los estilos que más le gusten.

Escrito por

Soy un Nor-Irlandés afincado en Valencia. Mi carrera en el mundo del vino comenzó hace ahora más de tres décadas, en Londres, dónde me diplomé en la prestigiosa escuela WSET. Soy el fundador de TheWinePlace.es, un lugar donde los aficionados pueden disfrutar de una selección de vinos internacionales y Verde Marte, una empresa dedicada a exportar vinos españoles. También, cursos.thewineplace.es, un ‘approved programme provider’ de los cursos de la escuela WSET. Desde mi columna semanal en el diario El Mundo y 5 Barricas, una revista de vinos online, trato de satisfacer la curiosidad de los aficionados desde una postura cercana y sencilla.

Sin comentarios

DEJA UN COMENTARIO

  He leído y acepto la política de privacidad de markoneill.es

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Verde Marte S.L.U
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: info@verdemarte.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.