Bienvenido al blog de vino de Mark O’Neill

  • en
  • es
 

Nueva Zelanda, la joya del nuevo mundo

He tenido la suerte de haber viajado y trabajado en muchas regiones vitivinícolas del mundo.  Desde Burdeos en Francia, a Montevideo en Uruguay, pasando por Paarl en Sudáfrica y Oregón en USA entre otras, siempre buscando vinos apasionantes y diferentes. Iremos descubriendo países y regiones, nuevos varietales y estilos de vino que quizás no hayas probado antes. Espero poder despertar tu interés y que te unas a mi cada semana en este viaje apasionante por el mundo del vino.

Comenzaremos este viaje por el mundo del vino en nuestras antípodas, Nueva Zelanda.

Teniendo en cuenta que en 1973 se plantaron las primeras cepas con intención comercial, Nueva Zelanda ha conseguido en tan sólo 40 años, mucho más de lo que otras zonas vinícolas del mundo han logrado en un siglo de historia. De hecho, se ha convertido en uno de los productores más valorados de Sauvignon Blanc y Pinot Noir a nivel mundial. Aunque en términos de volumen hablamos de cifras todavía no muy significativas, los productores neozelandeses representan el sueño de cualquier viticultor al ser capaces de vender, no sólo la totalidad de su producción, sino que además, lo hacen a precios relativamente altos; el coste medio por botella ronda los 15€. Y, ¿cómo lo han conseguido?

Nueva Zelanda, formada por dos islas, La Isla del Norte y la Isla del Sur, ha sido siempre conocida por sus ovejas, granjas lecheras y agricultura. Allá por los años 70, la idea de plantar cepas era considerada una auténtica locura. Hoy en día, existen 35.000 hectáreas de viñedo, de las cuales la mayoría, un 66%, son de Sauvignon Blanc, seguidas por Pinot Noir y Chardonnay, cada una de ellas representando aproximadamente un 8% del total.

La zona principal de producción se sitúa en el área de Marlborough, al norte de la Isla del Sur, donde los Marlborough Sounds proporcionan protección frente a los vientos del norte-oeste y a su vez, las cadenas montañosas Kaikoura bloquean los vientos fríos del sur. La combinación entre días soleados y noches frías hace que los vinos de Marlborough tengan intensos tonos frutales con altos niveles de acidez natural. Estas fluctuaciones de temperaturas dotan a los vinos de una increíble vitalidad y frescura.

Para la mayoría de los aficionados al vino de cualquier rincón del mundo, Marlborough es sinónimo de Sauvignon Blanc, y de hecho, tanto es así, que fácilmente encontrarás vinos de Sauvignon Blanc provenientes de esta región en la mayoría de los restaurantes internacionales.

Los neozelandeses, habiendo partido de un varietal francés clásico del Valle del Loire, han sabido dar a sus vinos un estilo denominado del “nuevo mundo”, cuyo éxito es lograr satisfacer el gusto de una gran mayoría.

La diferencia principal que caracteriza a los viticultores de Nueva Zelanda y les hace únicos frente a los de otros países, es el sentimiento de unidad y la visión de futuro aplicada a la producción. “Por todo el país, de esquina a esquina, los viticultores neozelandeses están comprometidos tanto con el futuro de su tierra, como con el de su país, y producen vinos increíbles que logran reflejar la belleza de los paisajes que les rodean en cada copa de vino.

Estas gentes son pioneras en medioambiente, sostenibilidad social y económica y deberían ser un ejemplo para el resto del mundo del vino.” Afirma Daniel Honan, TheWineIdealist.com,  Australia.

El primer vino que logró hacerse mundialmente famoso fue Cloudy Bay Sauvignon Blanc. Se lanzó al mercado a mediados de los 80 y se posicionó, muy inteligentemente, haciendo correr el rumor  “tendrás suerte si te haces con una botella”. Fue y sigue siendo uno de los vinos más galardonados de Nueva Zelanda.

Hoy en día ya es más fácil encontrar vinos de Nueva Zelanda en España. Los más populares son Oyster Bay, Brancott Estate, Jackson Estate y Saint Claire y mis favoritos Yealands Estate, Felton Road y Fromm.

Y hasta aquí nuestro artículo sobre algunos de los Vinos de Nueva Zelanda, espero que os haya parecido interesante.

Escrito por

Soy un Nor-Irlandés afincado en Valencia. Mi carrera en el mundo del vino comenzó hace ahora más de tres décadas, en Londres, dónde me diplomé en la prestigiosa escuela WSET. Soy el fundador de TheWinePlace.es, un lugar donde los aficionados pueden disfrutar de una selección de vinos internacionales y Verde Marte, una empresa dedicada a exportar vinos españoles. También, cursos.thewineplace.es, un ‘approved programme provider’ de los cursos de la escuela WSET. Desde mi columna semanal en el diario El Mundo y 5 Barricas, una revista de vinos online, trato de satisfacer la curiosidad de los aficionados desde una postura cercana y sencilla.

Sin comentarios

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies