Bienvenido al blog de vino de Mark O’Neill

  • en
  • es
 

Los Desconocidos Héroes de los Viñedos

Los auténticos y desconocidos héroes de los viñedos

Ha pasado un mes desde la cosecha y en el interior de las bodegas el jugo de las uvas trituradas está fermentándose para convertirse en vino.  Mientras tanto, los viñedos se muestran ya sin hojas, y las vides se presentan desnudas y descarnadas.  El boletín de este mes se lo dedicamos a los auténticos y desconocidos héroes del mundo del vino: los podadores.

La gran necesidad de un buen equipo de podadores les garantiza trabajo todos los años. Los podadores llevan una vida nómada y viajan de viñedo a viñedo, de región en región, podando vides en preparación para la primavera cuando salen los primeros brotes y el círculo de la vida comienza de nuevo.

Me uní a Juan y a su equipo de podadores en Utiel, Valencia, en los viñedos de Bodegas Nodus que tiene 200ha. de vinos ecológicos. Oriundos de Sevilla, cada mes de noviembre viajan a Utiel durante 8 semanas para podar ¡400.000 vides! antes de continuar hacia Castilla la Mancha.

Los viñedos en general tienden a ubicarse en áreas con clima continental, es decir, con temperaturas extremas en invierno y verano, lo que los convierte en lugares inhóspitos en los que alojarse durante un duro invierno.  Los podadores trabajan en condiciones muy difíciles, aguantando el viento y un frío mordaz; y los días son cortos con lo que tienen que ser rápidos y tenaces para obtener el máximo provecho de las horas de luz solar.

En el vídeo se puede ver a Juan en plena faena.  Él y su equipo trabajan sin pausa subiendo y bajando por las hileras de vides, eliminando los sarmientos y recortando la madera vieja con sus podadoras mecánicas. Cada planta es ligeramente diferente a las demás, por lo que tienen que evaluar rápidamente qué parte de la madera vieja tiene que ser recortada para dar paso a la nueva. Las vides crecen de forma natural hacia arriba por lo que, para mantener su forma en los marcos de espaldera, es necesario podar la planta de tal manera, que crezca hacia los lados. De esa forma, cuando llega el verano, el crecimiento de los racimos asegura una máxima exposición a la luz solar.  Se cortan los tallos y se dejan normalmente sólo dos: uno para la nueva cosecha con 3 o 4 yemas y uno corto para la siguiente cosecha.

Una vez podada la planta estará inactiva hasta la primavera.

Así que cuando abras una botella de vino, piensa por un momento en el importante y duro trabajo de nuestros héroes de los viñedos.

Escrito por

Soy un Nor-Irlandés afincado en Valencia. Mi carrera en el mundo del vino comenzó hace ahora más de tres décadas, en Londres, dónde me diplomé en la prestigiosa escuela WSET. Soy el fundador de TheWinePlace.es, un lugar donde los aficionados pueden disfrutar de una selección de vinos internacionales y Verde Marte, una empresa dedicada a exportar vinos españoles. También, cursos.thewineplace.es, un ‘approved programme provider’ de los cursos de la escuela WSET. Desde mi columna semanal en el diario El Mundo y 5 Barricas, una revista de vinos online, trato de satisfacer la curiosidad de los aficionados desde una postura cercana y sencilla.

Sin comentarios

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies