Bienvenido al blog de vino de Mark O’Neill

  • en
  • es

¿Catar vinos es un trabajo?  Un amigo me preguntó “¿Qué tal tu día?”, Y yo le dije que estaba agotado porque había estado catando vinos desde las diez de la mañana hasta las tres de la tarde. Se rio y dijo algo sarcástico como “si claro, parece un trabajo durísimo”. Aunque no os lo creáis, catar vinos es un trabajo duro. Hacerlo bien require, preparación, concentración, estamina y práctica.

Hace poco estuve en Londres que es uno de los mercados más importantes del mundo del vino y dónde se pueden catar verdaderas joyas. Tenía organizadas dos reuniones con dos de los mayores importadores del Reino Unido, David Gleave Master of Wines de Liberty Wines y John Pepper Master of Wines de Enotria&Co. A David y a John los conozco desde hace años y me gusta reunirme con ellos para repasar su portafolio y charlar sobre el negocio y su visión particular del mismo.

Normalmente en una cata de este tipo hay más de cien productores de todo el mundo que vienen a exhibir sus vinos. A mi particularmente me gusta catar y seguir un orden por país y zona para tener una idea global sobre la calidad estilo y valor de cada zona. Pero para ser eficiente es imprescindible preparar cada cata con bastante antelación y no perder el tiempo sabiendo cuales son tus prioridades.

En un día de cata normal yo cato entre 80 y 100 vinos. A mitad de tarde ya he perdido la concentración porque tengo saturadas las papilas gustativas y el olfato, y me es muy complicado diferenciar los matices de cada vino para valorarlos.

¿Qué vinos fueron los que más me han sorprendido?

Me encantaron los Riesling de Nueva Zelanda. Normalmente cuando hablamos de Nueva Zelanda, se nos viene a la cabeza Sauvignon Blanc y Pinot Noir pero curiosamente también tienen unos Riesling increíbles. En Sicilia en Mandrarossa Winery, al sur de la isla, apuestan por las variedades autóctonas y están elaborando unos vinos impresionantes con Gillo y Fiano para vinos blancos y Nero D’Avola para los tintos. No es fácil encontrar claretes de calidad a precios razonables pero, esta vez encontre uno, Chateau Mahon-Laville Bourdeaux Superiur. En tierras californianas me gustaron particularmente los Merlots y Cabernet Sauvignon que elabora Cannonball Wines en Napa Valley. Los vinos que Henschke y Fowles Wine elaboran en Australia me parecieron de lo más elegante y voy a hacer las gestiones a ver si en breve los podemos tener en Valencia.

En este tipo de eventos además de catar, también aprovecho la oportunidad para charlar con los dueños de las bodegas y con los enólogos y así ponerme un poco al día de las novedades y proyectos en los que trabaja cada uno.

El mundo del vino está en constante evolución y es fascinante todas las cosas que uno aprende en estos viajes y pensé que era interesante contaros esta parte de mi trabajo. ¿Os gustaría catar conmigo charlar sobre estos vinos?

Escrito por

Soy un Nor-Irlandés afincado en Valencia. Mi carrera en el mundo del vino comenzó hace ahora más de tres décadas, en Londres, dónde me diplomé en la prestigiosa escuela WSET. Soy el fundador de TheWinePlace.es, un lugar donde los aficionados pueden disfrutar de una selección de vinos internacionales y Verde Marte, una empresa dedicada a exportar vinos españoles. También, cursos.thewineplace.es, un ‘approved programme provider’ de los cursos de la escuela WSET. Desde mi columna semanal en el diario El Mundo y 5 Barricas, una revista de vinos online, trato de satisfacer la curiosidad de los aficionados desde una postura cercana y sencilla.

Sin comentarios

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies